No soy poeta de libros

No soy poeta de libros,

soy poeta del camino,

construyo mis poemas con el canto del agua

y el vuelo de las aves,

mis versos están escritos en las arrugas

de abuelas centenarias

que todavía arrastran en una rama

de roble muerto

la candela en la que cocinarán la vida y la comida.

No soy poeta de libros

escribo lo que veo con la pluma caída

de algún gavilán herido o con el ladrido

de un horizonte de perros

que a coro con la luna

despiertan estrellas

y desvanecen tristezas

en las noches sin bruma.

Mis versos no nacieron para ser depositados

entre dos hojas

sino para ser cantados como himnos a la vida,

por eso le canto a la montaña sagrada

de donde nacieron todos los seres y las cosas

y baño mis palabras en el agua fría y sabia

que desciende de sus entrañas a través

de sus venas largas y heridas…

This entry was posted in Musipoesía. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *