Nuevo Juramento de Hipócritas

Fórmula de Ginebra (en las rocas)

“En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de las compañías farmacéuticas. Conservaré a mis maestros, al dinero y las ganancias, el respeto y el reconocimiento a que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad, pero a su debido precio. La salud y la vida de mi enfermo será la primera de mis preocupaciones, incluso si para ello tengo seguirlo enfermando. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí, especialmente de Merck, la organización Mundial de la Salud y otros ministerios públicos. Mantendré en toda la medida de mis medios, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica, como cobrar el precio más alto, hacer de esto un gran negocio, atender mal a los pobres y congraciarme con los ricos. Mis colegas serán mis hermanos, si no se oponen a lo que pienso. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, de partido o de clase, con las consideraciones monetarias es suficiente. Tendré absoluto respeto por la vida humana, desde su concepción, pero recuerden que un parto por cesárea es más costoso. Aún bajo amenazas no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad, siempre y cuando las leyes digan que puedo ir contra las mismas. Hago estas promesas solemnemente libre de todo honor“.

Posted in perrología | Leave a comment

Por nuestros muertos

Hay que seguir escribiendo

por nuestros muertos,

cuyos recuerdos fueron esparcidos

con sus cenizas por el viento

hay que seguir escribiendo

por aquellos

cuya única lápida

fue la marca de la bala

que llevaban clavada en el pecho,

hay que seguir escribiendo

por nuestros desaparecidos

que vagan como fantasmas

por cementerios que nunca fueron construidos,

hay que seguir escribiendo

para que este holocausto

sin nombre

no se pierda en los laberintos del olvido

ni se esfume en los recovecos de la memoria,

hay que seguir escribiendo

para que los victimarios

no sean los dueños de la historia,

hay que escribir para darle nombre, cara y corazón

a todos aquellos

que dejaron de ser y de existir

para que otros pudieran acumular

y pervertir,

es nuestro país,

es nuestra historia,

los vivos somos el testimonio de los muertos,

no somos un holocausto más

en el vendaval de holocaustos de la historia

lo nuestro tiene nombre, fecha y lugar,

Colombia, tierra nombrada por un genocida,

donde el genocidio es cosa de todos los días,

¡nunca más!

Posted in Poesiología | Leave a comment

Falsos profetas y falsos poetas

ya no se puede creer en nada

hay que cuidarse de los falsos profetas

y de los falsos poetas

la religión

como la poesía

ha sido degradada

por sus creyentes

los divinos misterios

del cielo y de las metáforas

tan solo son trucos de circo

para atraer incautos

los milagros

como las palabras

tan solo son ilusiones

para pintar cielos rosa

y amores eternos

que se desvanecen

con la brisa desprendida

por las alas de una mariposa

los lechos del amor

y los templos de la poesía

han sido violados

por practicantes y creyentes

los muertos no resucitarán

y el amor asistirá a su propio entierro

las poesías valen tanto

como los epitafios de las lápidas:

los muertos no leen lápidas

y los vivos no leen poemas

así les anuncien en la rima más perfecta

la fecha y la hora de su muerte…

Posted in Musipoesía, Poesiología | Leave a comment

Fábula de la araña y el gato

“Si me amaras aunque fuera un poco, sería eternamente tuyo”, le dijo el gato a la araña.

“Pero, somos tan diferentes”, le contestó la araña. “Yo vivo solitaria en mi telaraña, tu andas siempre solo por techos y jardines, no tenemos nada en común”.

“Sí tenemos algo en común”, contestó el gato. “Ambos somos cazadores solitarios. Nos podríamos acompañar, tal vez nos podríamos llegar a amar y cazar juntos”.

La araña se balanceó en su tela, lanzó un suspiro largo como un rayo de sol y miró esos ojos verdes como el agua y aquella pelambre, pintada como un pastizal. “Es imposible”, respondió, “por más que tratara, jamás te podría amar”.

“Yo podría acariciar tu tela y hacer vibrar las cuerdas de tus sentimientos”, dijo el gato. “Podría ronronearte mi amor y hacer que las cuerdas de tu tela tocarán la más bella melodía”.

“Nunca había pensado en eso”, dijo la araña. “Dices cosas tan hermosas que me tiemblan mis ocho rodillas”.

Final 1

Entonces el gato se acercó a la tela y ronroneó su amor por la araña, hasta quedarse dormido. Durante el sueño, la araña soltó en su cuerpo una sustancia que lo haría como ella, inmune al pegante de su tela.

Al despertar, el gato sintió el calor de la tela y escuchó la voz de la araña que le decía: “Ahora seremos uno solo, puedes dormir protegido en mi tela y yo puedo escuchar la música de tus sueños”.

Final 2

Entonces el gato se acercó a la tela y ronroneó su amor por la araña, hasta quedarse dormido. Al despertar, sintió un calor extraño, trató de moverse pero no pudo. La araña había tejido una hermosa tela por todo su cuerpo.

“Ahora seremos uno solo”, dijo la araña, mientras clavaba en aquella hermosa piel su poderoso veneno.

Posted in Musipoesía | Leave a comment

El ave más hermosa

Era el ave más hermosa

que había visto en mi vida

acababa de llover

la tierra emanaba

su perfume de humedad

y gotas pequeñitas

se desprendían de las hojas

acariciando suavemente

pavimento y piel,

y allí estaba ella

con su plumaje de un negro brillante,

con su pico amarillo de sol al atardecer,

algunos rayos de luz

se resbalaban por la senda

dándole a la escena el tono misterioso

de un lienzo muy antiguo

y encantado,

di varias vueltas

solo para contemplar a aquella ave

nunca vista ni en bosques ni en ramales

contrastaba con la humedad de los ladrillos

sus plumas despeinadas por el viento

la placidez de su cuerpo

comunicaba una belleza estremecedora…

seguí mi camino

tratando de entender lo bella

que podía ser la muerte.

Posted in Poesiología | 1 Comment

No sé

No sé si suicidarme

o ensalzarme,

o mandarme a canonizar

o tal vez bailar desnudo

un tango con una monja

en medio de un arrabal,

no sé si llamarme profeta

o brujo o Papa o chamán,

da exactamente lo mismo

no importa lo que haga

lo contrario de lo opuesto

de lo que no quería que pasara,

pasará

No sé si enamorarme

o profundamente odiar

si cortar una azucena

o cortarme las venas con una rosa

y empezarme a desangrar

en pétalos rojos y blancos

y convertirme en vendaval

No sé si aprender a volar

sin alas

o convertirme en gaviota

o gavilán

y emigrar de planeta en planeta

para jamás regresar

No sé si curar mi locura

o repartirla como pan

para que en una locura colectiva

bailemos bajo la luna

nos quitemos los prejuicios

y la ropa

y nos amemos en la cama

debajo de la cama o sin la cama

por parques y avenidas

por orgullos rotos y heridas

hasta que podamos sanar

No sé si proclamarme

rey de las hojas secas

caballero de las espigas

príncipe sin caballo, castillo

ni coraza

o simplemente recoger mi ropa de mendigo

y echarme de nuevo a andar

No sé en verdad qué es el mundo

ni en qué rumbo va

no sé a qué horas se abren los lirios

ni a qué horas se cierran las esperanzas

pero siento que en la noche estrellada

somos parte del universo

y que bajo techo

somos parte de la fatiga y del cemento

Solo sé a ciencia cierta

una cosa

y una cosa sola

me gusta amar y ser amado

entregar sin esperar

mirar los atardeceres

que empiezan en mis venas

y acaban en el mar,

escuchar tu voz tan dulce

y perderme entre tus ojos

profundos como el infinito

y transparentes como un lago de cristal…

Posted in Poesiología | Leave a comment

Simplemente el amor

el amor

esa cosa insólita

como el quejido de una mariposa

el parpadeo de un volcán

la locura de una rosa

el amor

esa cosa absurda y misteriosa

como un grito callado

que despierta el silencio

como un frío caliente

que nos quema el pecho

el amor

ese orgasmo divino

que engaña los sentidos

que nos pone a volar por el cielo

a cinco centímetros

del suelo

el amor

esa cosa etérea y eterna

ese segundo infinito

que acaba como empieza

sin siquiera darnos cuenta

el amor

ese remolino de emociones

que navega contra la corriente

que llueve de abajo a arriba

ese hermoso sinsentido

que le da sentido a la existencia…

Posted in Poesiología | Tagged , , | 1 Comment

Poema de ciudad en clave de soledad

La ciudad fría,

donde nada se fía

y la vida y la muerte

se pagan de contado,

la ciudad helada

donde se funden el ser y la nada

la ciudad congelada

vacía de besos,

llena de embelesos

donde todo es vitrina

marco sin ventana,

la ciudad perdida

donde arrastro asfalto

donde en vez de aire

respiro cemento

y entre pitos y motores

se esfuma mi canto,

la ciudad que circula

en tu minifalda

donde la luz roja

se prende a tu espalda

y donde una mirada

redondea tus nalgas,

la ciudad amarga

donde la guayaba

nunca da papaya,

por donde navego

sin barco y sin agua

de donde despego

sin fumarme nada,

la ciudad ruidosa

y desafinada

con su Transmilenio

de gente de prisa

que baila apretada

entre cada hueco

y en cada parada,

la ciudad grafiti

donde las paredes

con su voz de mudo

son las que responden

a cada llamada

donde en cada muro

leo mi destino

donde en cada calle

pierdo mi camino

la ciudad dormida

mientras yo escribo

en letras de neón

mi canto de trigo

la ciudad que dejo

durmiendo en mi sueño

mientras me despeño

en busca de un verso

o de una cara amiga

que tampoco busco

y menos encuentro…

Posted in Poesiología | Leave a comment

El espíritu de Jacinto surca los mares

(Este escrito de 2008 sigue vigente y lo reproduzco por primera vez en las páginas de este blog)

Hace nueve años, el 27 de junio de 1999, tras la muerte de Jacinto Jaramillo, con un grupo de amigos le rendimos un homenaje en la ciudad de San Francisco, California. El auditorio se llenó de colombianos y norteamericanos, muchos de los cuales tal vez no tenían ni idea de quién había sido Jacinto Jaramillo. Allí presentamos mi video, “Garlando con Jacinto Jaramillo”, y la figura de Jacinto cobró una vez más vida. Desde su apartamento del barrio Santa Fe, rodeado de sus amadas pinturas, Jacinto nos contó sus historias, desde Sonsón hasta Hollywood  y su llegada a San Francisco, en busca de Isadora Duncan, aunque de ella tan sólo habría de encontrar su espíritu, pues Isadora Duncan ya estaba muerta.

Jacinto era un Jaramillo de pura cepa, de sonrisa abierta y mirada burlona, siempre dijo la verdad pues para él era lo más precioso en esta vida. Y no dijo sólo la verdad, sino que dijo grandes verdades. No sólo descubrió la belleza nacional sino que también descubrió la mentira nacional: la politiquería y la injusticia. Pero Jacinto era más que eso; Jacinto era un poeta que no escribía poesía sino que la vivía: La vivía en el baile, la vivía en la pintura y la vivía en sus creencias. Nunca le tuvo miedo al escándalo   y tampoco aceptó privilegios; por ese motivo, uno de los hombres más brillantes que ha tenido Colombia ha sido prácticamente ignorado en nuestros libros de historia. Sin embargo, todos los que lo conocieron y entendieron la profundidad de su alma, luchan hoy por seguir adelante con su legado, cabalgando el potro azul de sus ilusiones   y negándose a dejar morir la belleza nacional que Jacinto descubriera.

Hace nueve años, el mismo día de nuestro homenaje a Jacinto Jaramillo, por una casualidad de la vida, el barco velero “Gloria” atracó en el puerto de San Francisco. Como buen colombiano fui a visitar ese pedazo de Colombia y en una de sus salas descubrí un tesoro que viajaba de puerto en puerto: Cuatro pinturas de las cuales los tripulantes ignoraban quién fuera el autor. Me acerqué a ver la firma ya que esas pinturas me parecían conocidas y para mi sorpresa descubrí que habían sido pintadas por Jacinto Jaramillo. ¡Eran las mismas pinturas del video que acabábamos de mostrar! El espíritu de Jacinto surcaba los mares y también había llegado para hacerse presente en su homenaje.

Más sobre Jacinto Jaramillo: hacer clic aquí

Posted in Musipoesía | Tagged , , , | Leave a comment

Vive eternamente

Vive eternamente el que en las cosas cotidianas de la vida

Ve la grandiosidad del universo,

Quien goza con la pequeña gota de agua

Que se resbala por unos pétalos infinitos y tiernos

Vive eternamente quien escucha el canto de las aves,

Pero no solo las escucha sino que les responde

y a dúo conversan sobre cualquier cosa,

las nubes, las flores, el milagro de estar vivos

Vive eternamente aquel que se maravilla escuchando

Las notas repetidas de alguna vieja canción

Y en su letra halla, sin siquiera proponérselo

Mensajes renovados cada día

Vive eternamente quien en sus rutinas

Encuentra nuevas sendas sin recorrer

Y en las huellas de otros caminantes

Descubre los misterios que paso a paso deja la vida

Vive eternamente aquel cuyas pasiones

Nunca se doblegan, tarareando dentro de su alma

Las notas cantarinas de su primer amor

Como si fuera el primer día

Vive eternamente aquel cuya alegría y satisfacción no están garantizadas

como una póliza contra los imprevistos caminos de la vida

sino que lleva su felicidad por dentro

y la usa de flama para alumbrar su camino

y la de todos los seres con quienes lo comparte

y la renueva cada día

¡Vive eternamente este segundo, este beso, esta flor, esta mirada!

¡No te especialices en hallar nubes grises, ni almas tristes, ni profundos abismos!

¡Vive eternamente este segundo, el único riesgo que corres es aprender a ser feliz contigo mismo!

Posted in Musipoesía | Leave a comment